Por: Laura María Miranda Cortes

Directora

Fundación Cunaguaro

Cunaguaro Travel

 

 

Los llanos colombianos, y específicamente las sabanas inundables de los departamentos de Casanare y Arauca, son uno de los pocos lugares en lo que lo prístino y natural del paisaje, la exuberancia de fauna y una cultura muy arraigada, se fusionan para crear unas condiciones propicias para que locales y foráneos puedan maravillarse de las riquezas que existen en esta zona.

 

Todas estas condiciones, son el resultado de procesos que por varios siglos se han desarrollado en esta región. En principio, cabe resaltar que la ganadería a diferencia de muchos lugares en el mundo, siendo la actividad productiva principal en esta zona, es la que ha permitido conservar los ecosistemas naturales y configurar una cultura llanera como hoy la conocemos. Esta actividad, su manejo y tradiciones, nos permiten hoy ofrecer un excelente producto turístico que hemos denominado en Casanare como SAFARI LLANERO.

 

 

Este producto se desarrolla principalmente en hatos ganaderos de familias tradicionales que por décadas han conservado sus recursos naturales y han promovido las costumbres llaneras. En estos lugares han decidió apostarle a formalizar su convicción de conservación, a través de Parques Nacionales Naturales con la figura de Reserva Natural de la Sociedad Civil (RNSC), quienes han reconocido sus esfuerzos. Esto ha sido una estrategia muy importante especialmente en Casanare, donde al día de hoy es de los departamento que más tiene RNSC, y en parte se debe a la ausencia de figuras públicas de Parques Naturales que no existen es este departamento y a la arremetida petrolera y de grandes monocultivos que amenazan las condiciones mencionadas.

Trinidad – Casanare, 29 de janeiro de 2016
Imagens da Reserva da Sociedade Civil do Lagunazo nos Llanos Orientales da Colombia.
Foto: Joao Marcos Rosa

Desde Cunaguaro además de apoyar los procesos percé de conservación, hemos querido exaltar estos lugares tan hermosos y conservados y fusionarlos con el turismo de naturaleza, encontrando en ello una oportunidad para la generación de ingresos económicos que apoyen los esfuerzos que se llevan a cabo en estas reservas. Esto también ha servido para que los propietarios y trabajadores exalten su identidad, se enorgullezcan de ella y se motiven a seguir conservando sus ecosistemas e igualmente su cultura.

Los invitamos a vivir un verdadero Safari Llanero, donde podrán observar grandes manadas de chigüiros, venados, monos aulladores, así como  babillas; es muy probable tener encuentros con osos hormigueros, nutrias, anacondas, zorros y tal vez grandes felinos. La variedad de colores de las aves y las numerosas bandadas adornarán el paisaje, es realmente maravilloso observar hacia muchos lados y encontrarse con tanta diversidad. Además de ello, la cultura propia de los llaneros acompañará los recorridos, podrán aprender de sus letras, folclor, música, historias, mitos y leyendas. Es un verdadero safari a la escala colombiana, un safari en el neotrópico, con las especies nativas en estado silvestre de nuestro continente y con una de las culturas vivas más arraigadas.