Víctima de una neumonía, producida por las complicaciones de la Covid-19, murió la noche de este domingo, don Guillermo Herrera Vargas, maestro de toda una generación de fotógrafos en el Meta y los Llanos Orientales.

Hasta los últimos días de su vida estuvo al frente de Foto Herrera, el negocio que le dio el sello de calidad a las fotografías en la región, y donde hasta no hace muchos años de manera artesanal y sin herramientas digitales, daba retoques a cada una de las tomas que hacía.

Don Guillermo, nacido en Fresno (Tolima) el 3 de julio de 1932, arribó al Meta en 1941 acompañando a su padre quien se trasladó a Villavicencio en busca de la bonanza petrolera que por aquella época empezaba a despuntar.

Años más tarde, debido a la muerte de Jorge Eliécer Gaitán y los desórdenes que ocurrieron, tuvo que suspender sus estudios, cursando apenas hasta cuarto de primaria. Sin embargo, su padre, en el afán de que su hijo se dedicara a algo productivo, le dijo a Don Tulio Santamaría, propietario por aquel entonces de ‘Foto Santamaría’ el mejor almacén de fotografía en los cuarenta, que le diera la oportunidad de trabajar allí.

Ese sería, a los 15 años de edad, el primer contacto que Don Guillermo tendría con la fotografía. Aunque él mismo reconocía que no le gustaba el oficio al comienzo porque le tocaba revelar los rollos en el cuarto oscuro y no le agradaba la oscuridad, fue el comienzo de lo que sería su profesión hasta su muerte.

©Carmen Cubillos

Con su muerte también se va uno de los personajes más valiosos de Villavicencio y del Meta, ya que a través de su cámara plasmó en cada una de sus imágenes el desarrollo del departamento y  la cotidianidad de sus gentes, dejando un legado de fotografías que por sí solas cuentan capítulos enteros de la historia de la región.

Su prodigiosa memoria le valió que en repetidas ocasiones lo invitaran a foros y seminarios para recordar de primera voz las descripciones detalladas de cómo era la vida en esos años de los que él fue protagonista: «creo que muchos recordaremos siempre a don Guillermo, fue una persona única, talentosa, que marcó la historia de esta ciudad, le dio vida a lugares que ya no existen y nos dio la oportunidad de imaginar a esa Villavicencio cuando apenas iba en progreso. Lamento su ausencia, pero dejó huella en nuestra labor y registró miles de rostros que también sabemos lo llevarán en su corazón», dijo la periodista Luisa Fernanda Alemán, de Noticiero Macarena.

Revista CONCEPTO se solidariza profundamente con sus hijos y familiares, en especial con Juan Guillermo Herrera Morales, gerente del Grupo Editorial Periódico del Meta.